Registrarse! Iniciar sesión

Sistema Inmunitario

Image
Sistema Inmunitario

Nuestro sistema inmunitario es una red compleja de mecanismos químicos y biológicos que evolucionaron a lo largo de millones de años con el fin de defender a nuestro cuerpo de amenazas en su estado físico para su supervivencia. Durante los cambios estacionales, o durante periodos de presión, es muy importante cuidar de nuestro sistema inmunitario para que funcione mejor y nos proteja de las enfermedades estacionales como gripes, tos y otros virus y bacterias. 


¿Qué debilita nuestro sistema inmunitario?

La respuesta es simple: existen diversos factores que afectan a nuestro sistema inmunitario, no obstante, conseguimos identificar las causas más comunes. El ritmo frenético del día a día y el estrés que lo acompañan aumentan la tensión en todo nuestro organismo debilitando  nuestras defensas naturales. Si además de este factor, tenemos una alimentación desequilibrada y sin control y con una vida sedentaria, nuestro organismo se resentirá. 

Este conjunto de hábitos no saludables caracteriza, cada vez más, el estilo de vida moderno que frecuentemente nos conduce a un estado constante de debilidad y vulnerabilidad. Al poner a nuestro cuerpo sobre estrés, estamos, por consiguiente, exponiendo también a innumerables amenazas a nuestra salud física y psicológica.

¡Cómo reforzar las defensas inmunitarias de nuestro organismo!


Vitamina C: un estimulante del sistema inmunitario y mucho más

Todos sabemos que la mejor forma de fortalecer nuestro sistema inmunitario es almacenando vitamina C. La naturaleza nos ofrece ayuda durante todo el año, dándonos frutas y verduras con alto contenido en esta sustancia. Algunos de los alimentos que son naturalmente ricos en vitamina C son: fresas, frutas cítricas y también, brásicas como el repollo y el brócoli y hasta los tomates. 

Además, la vitamina C, aunque sea esencial para nuestra salud, no es producida por nuestro cuerpo. Siendo así, para consumir la cantidad necesaria de vitamina C, debemos contar con una dieta equilibrada. 


¿Qué cantidad de vitamina C debemos tomar todos los días?

Existen muchas opiniones diferentes: de acuerdo con la opinión médica, 60/90mg, de media, por día para un adulto sería suficiente. Pero hay algunos médicos que sugieren una cantidad mucho mayor. Linus Pauling, Premio Nobel de Química en 1954, sugiere ¡dosis diarias de 1200 mg! Fue el primer científico americano en sugerir que la vitamina C podría ser usada para fortalecer el sistema inmunitario y tratar la gripe.

Una investigación guiada por el grupo Cochrane en 2007 demostró que una ingesta de cantidades elevadas de vitamina C (200 a 1.000 mg) consigue reducir la aparición de gripes en atletas hasta un 50%. 


Pero, ¿cómo funciona la vitamina C en nuestro organismo?

Una vez que la vitamina C es ingerida a través de los alimentos, ésta es absorbida por el intestino y seguidamente, pasa a la sangre. Las vitaminas son micronutrientes esenciales para garantizar la eficiencia de nuestro sistema inmunológico. La vitamina C en particular, ayuda a los glóbulos blancos a combatir las infecciones, estimula la producción de fagocitos en las células y mejora el funcionamiento de los linfocitos T. Los fagocitos son usados para combatir agentes patógenos, mientras que los linfocitos T, son células fundamentales de nuestro sistema inmunitario.  


Productos Iswari con alto contenido en vitamina C:

Camu Camu & Acerola: En este producto ofrecemos el poder nutricional de dos superalimentos, con una combinación del 70% de Camu Camu con 30% de Acerola. Esta mezcla asocia los beneficios de estos dos frutos- conocidos por constituir las mayores fuentes de vitamina C del planeta- proporcionando, por dosis recomendada, 3105 de VRN** de este nutriente.

Baobab: Este superalimento africano es conocido por sus extraordinarias propiedades nutricionales, incluyendo un alto contenido de vitamina C, pero también minerales y fibras. Excelente para nutrir nuestra flora bacteriana intestinal. 

Bayas Goji: Son pequeños frutos de una planta de origen asiática, parecida a un arbusto, pariente del tomate. Teniendo que soportar las más severas temperaturas en elevadas altitudes, estas bayas crean enormes cantidades de antioxidantes para protegerse. Son muy ricas en vitamina C. 

Setas Reishi: Esta seta milagrosa es usada en la medicina tradicional chinesa, conocida hace miles de años por sus beneficiosas propiedades para nuestro sistema inmunitario, gracias a que son muy ricas en vitamina C.


Los antioxidantes y el Sistema inmunitario

Un organismo sujeto a un estado prolongado de estrés demuestra defensas inmunitarias insuficientes para una protección eficaz contra amenazas. Nuestro cuerpo produce naturalmente diferentes tipos de antioxidantes, pero estos no son suficientes para recuperarnos de una situación problemática.


Estudios científicos demuestran que un consumo regular de antioxidantes tiene un impacto indudablemente positivo en la prevención del estrés oxidativo y también, de sus efectos perjudiciales. Además de este efecto, los antioxidantes provocan al mismo tiempo un aumento en la eficacia de las células inmunitarias.


Productos Iswari con alto contenido en antioxidantes.

Una ingesta regular/recomendada de antioxidantes está garantizada mediante el consumo de alimentos saludables y funcionales como las algas Spirulina y Chlorella, las increíbles bayas Açaí, así como a través del Matcha y  de la hierba de trigo en polvo.

Spirulina: Actualmente es una de las algas más famosas y más nutritivas que existen. Tiene un contenido muy alto en hierro y  muchos otros minerales, vitaminas y antioxidantes. Es, sin duda, una excelente opción para fortalecer el sistema inmunitario. 

Chlorella: Es la mayor fuente de clorofila conocida y uno de los mejores alimentos antioxidantes que la naturaleza nos ofrece.

Açaí: Estas bayas de color púrpura del Amazonas se diferencian de otros frutos por su alto contenido en antioxidantes. Es una bomba  para nuestras defensas inmunitarias. 

Matcha: Es la forma de té verde más rica en antioxidante que existe por reflejar todos los beneficios de las hojas jóvenes de la planta, que son procesadas en frío para potenciar la absorción de sus propiedades. Es la opción perfecta para ayudar a nuestras defensas con una bebida caliente, como un té.

Hierba de Trigo: Es innegable que los brotes son ricos en antioxidantes y la hierba de trigo refuerza esta afirmación. Los brotes de este cereal son recogidos al principio de su germinación, antes de desarrollar el gluten lo que convierte a este superalimento en apto para celíacos e intolerantes.  


Cúrcuma, lo que aún no sabemos:

Un estudio científico de 2007 demostró como una sustancia activa de una famosa y común especia consigue reforzar nuestro sistema inmunitario disminuyendo el riesgo de desarrollar muchas enfermedades. No nos referimos a simples resfriados o gripes, sino a enfermedades de mayor riesgo, como el asma, la artritis, la diabetes, el alzheimer, la aterosclerosis o incluso, el cáncer.


Corroborando este estudio, el periódico Clinical Immunology, publicó un artículo en el cual dos investigadores médicos explicaban la correlación entre esta especia amarilla y los beneficios que ofrece a nuestro organismo y el impacto que tiene en nuestra salud. 

Hablemos entonces sobre la cúrcuma -la especia vibrante que todos reconocemos como la base del curry indio.


Conocida también como “azafrán de la India”, esta pequeña raíz visualmente parecida al jengibre tiene muchas virtudes: es rica en vitaminas y minerales, y además, su particularidad deriva de la curcumina, su substancia activa. 

Este componente de la cúrcuma ha convertido a esta famosa raíz potente y natural, como antiinflamatoria.  Además, ha sido estudiada por la comunidad científica por sus enormes propiedades curativas aplicadas a diferentes niveles del organismo.


Cúrcuma: ¿Cuál es la dosis? ¿cómo consumirla?

Generalmente, se recomienda una dosis diaria de 5g de cúrcuma al día, el equivalente a una cucharadita de esta especia. Ante todo, hay que prestar atención a la poca tolerancia que la cúrcuma tiene en nuestro organismo. No obstante, existen algunos consejos que ayudan a en la absorción: 

La curcumina (substancia activa de la cúrcuma) es liposoluble, por lo que su consumo se debe combinar con alimentos con algún contenido en grasa. Algunas gotas de aceite de coco o manteca de cacao, son suficientes para potenciar su asimilación.


La curcumina se activa solo en presencia de la piperina, una sustancia activa de la pimienta negra. Esta es la razón por la cual estas dos especias se mezclan normalmente, como en el curry.  Una pizca es suficiente e indispensable.


Para evitar la pérdida de sus propiedades, lo mejor es no cocinar la cúrcuma ni durante mucho tiempo ni a altas temperaturas.


Es esencial que la curcuma sea de origen biológico y correctamente manipulada. Cualquier cúrcuma de cultivo intensivo con uso de pesticidas y agua contaminada, no ofrecerá los mismos beneficios ya que tendrá un contenido más bajo en vitaminas, minerales y, especialmente, en curcumina. 


La mejor forma de disfrutar del sabor y propiedades de la cúrcuma es a través de Golden Milk. Esta receta ayurvédica se prepara caliente con una bebida vegetal, una cucharadita de cúrcuma, una pizca de pimienta negra, media cucharadita de canela y un poco de aceite de coco. Opcionalmente, puede ser endulzada con miel biológica. Este es nuestro antiguo secreto para reforzar a diario el sistema inmunitario.